¿Qué se sabe sobre la historia de este platillo?

Los historiadores nos cuentan que Grecia fue uno de los primeros países en considerar al pulpo como ingrediente para distintos platos de la época, ya que el sabor resultó ser muy exquisito para todas las comunidades de este país.

El plato más exquisito que preparaban los griegos a base de pulpo era para acompañarlo con una salsa anaranjada y algo de perejil. Aunque unos años después empezaron a cocinarlo junto con trozos picados de pimentón y unas cucharadas de aceite de oliva.

Se dice que en las ferias de Galicia se originó el primer platillo oficial de pulpo a la gallega, ya que contenía la mayoría de ingredientes y el tipo de preparación que se da hoy en día.

Los primeros platos fueron preparados a base de pulpo hervido, acompañado de aceite de oliva, algo de sal y pimentón troceado. Al servir le añadían patatas hervidas para darle un poco más de peso y sabor.

Características del platillo

El pulpo a la gallega es uno de los platos más característicos de España, gracias a la poca variación que tiene y la explosión de sabor que genera; pesar de que este plato fue creado hace muchísimos años no ha cambiado o ha transformado los ingredientes que conformaron el primer platillo oficial de pulpo a la gallega.

Normalmente, el pulpo a la gallega clásico es un plato a base de pulpo hervido, este se cocina aparte mientras picamos y preparamos el aderezo de pimentón y aceite de oliva; sin olvidar la sal y las patatas hervidas de guarnición.

Este manjar se prepara normalmente en tiempos festivos. Originalmente nació en las ferias de Galicia, por ello es normal que en estos días de fiestas sea preparado este platillo tan exquisito.