El Chorizo Español es parte clave de la cocina peninsular; de forma variada está presente cual ingrediente imprescindible en cualquier cantidad de platos locales, por lo que hace como aporte cultural de fama reconocida más allá de las fronteras nacionales.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 37 Segundos
Chorizo Español: eterno recuerdo del buen sabor y exquisita aroma
Chorizo Español: eterno recuerdo del buen sabor y exquisita aroma

En rodajas, tapas, picadillo, cocido, junto con verduras, pasta, arroz, patatas, sofrito, con pan o huevos, el Chorizo Español es un alimento versátil, nutritivo, que aporta a tu salud beneficios indispensables, como aminoácidos (reparan tejidos y mejoran la digestión), vitamina B-1 (para facilitar el uso corporal de aminoácidos y transformar la comida en energía), vitamina B-12 (ayuda al sistema nervioso y contribuye con el adecuado uso corporal del hierro) y selenio (dado su carácter antioxidante frente a radicales libres).

Se trata de una salchicha dulce y picante, tradicional del fogón español, resultado culinario de la combinación de variados ingredientes dentro de tripas naturales provenientes de intestinos, sometidas luego a procesos de fermentación, cura y ahumado, facilitando, salvo excepciones, su ingesta directa sin previa cocción. Ajo y pimentón no pueden faltar para sazonar la carne picadita del cerdo y el tocino de este; tampoco la sal, pimienta, comino, laurel, tomillo, cebolla y orégano, todos unidos en balanceada mezcla para provocar un aroma que solo posee el Chorizo Español. La textura, forma, color intenso, olor duradero y exquisito sabor picante de este chorizo ameritan de la presencia de los pimientos rojos, secos y ahumados (páprika), ingrediente que, llegado a España desde América (siglo XVII), revolucionó este manjar; antes, su color oscilaba entre negro y blanco, según se agregara o no la sangre animal en su preparación. Y es que las antiguas Grecia y Roma ya habían dado los primeros pasos en la creación del chorizo.

El Chorizo Español es de todos y para todos; incluso, en el tapiz conocido como “El choricero José Rico”(de Ramón Bayeu), se constata a la realeza (Carlos IV) degustando y alabando este sabroso alimento. No lo deje para la historia. Haga lo propio dándose el gusto, desde entonces perfeccionado mucho hasta hoy.¡Y buen provecho!