Orígenes del plato

Debido a todos los factores que le engalanan como un platillo típico de España; ha sido investigado para conocer sus orígenes, en múltiples ocasiones. Presentando distintas teorías que no pueden afirmarse o negarse del todo, pero entre las cuales destacan tres, que podrían dictar su primera aparición.

En la primera de ellas, se dice que proviene de Croacia, desde donde se fue expandiendo al norte de Italia por la mercantil veneciana, un punto desde el cual iría evolucionando, hasta finalmente llegar hasta España, en donde adquiriría gran popularidad, especialmente en Valencia, donde el arroz se observa en todos los rincones, como ingrediente principal.

La segunda de las teorías, indica que Croacia únicamente fue el primer país europeo en obtener la receta del arroz negro, pero que el verdadero lugar de origen fue en China, donde se preparaba como una variedad del arroz tradicional, conocido como arroz prohibido, pues era preparado para los gobernantes, y negado al pueblo.

Para concluir con la tercera, en la que no se indica su lugar de proveniencia, pero si la fecha, situándose en el siglo XVIII, donde existen datos que mencionaban la técnica de usar tinta de calamar para oscurecer el arroz, y que son pruebas suficientes de que este plato ha prevalecido en el tiempo, así como su ingrediente estelar para realizar el plato.

Descripción del plato

Este plato se puede describir como un platillo de arroz seco, el cual tiende a ser acompañado con cebollas, ajos picados, gambas, calamar y finalmente la tinta del animal, el cual le da el toque final y característico que hace único ?cromáticamente? al arroz.

Pero como con todo, presenta variaciones. Teniéndose mayor conocimiento sobre el «riso al nero di seppia»; elaborado en Italia, y que muchos afirman, es el antecesor del arroz que consumimos hoy en día.

Y es que no sólo se alaba este platillo por su sabor, sino que también resulta ser positivo a nivel nutricional, siendo rico en fibra y ayudando a reducir niveles de azúcar en la sangre, como también la ansiedad. Disminuyendo, asimismo, el exceso de grasa.