¿Cuál es la historia detrás de este platillo?

El origen de esta tortilla no está del todo definido. Por un lado, se dice que las primeras tortillas de huevos fueron cocidas en 1519, por españoles y aztecas; mientras otros han confirmado que las patatas se trasladaron desde Pizarro de América hasta el continente europeo en 1936, como una comida para animales; pues curiosamente, en ese momento los alimentos provenientes de la tierra eran considerados tóxicos para el consumo humano ?de hecho, no fue hasta 200 años después que esta creencia se desmintió?.

Además, los españoles de esa época confundían las papas con las populares batatas, pues su parecido era excepcional, por lo cual comenzaron a denominarlas «patatas». Algo que se mantiene hasta hoy en el país europeo.

Gracias a estos datos es difícil saber con exactitud cuándo las tortillas se fusionaron con las papas. Siendo 1817 la fecha más antigua que se conoce de este plato; en una referencia que se hacía a las Cortes de Navarra.

Otra teoría explica que una campesina inventó la tortilla cuando el general Zumalacárregui la visitó una noche de invierto para pedirle algo de comer; esta humilde mujer mezcló cebolla, huevo y papas, que era lo que tenía en ese momento. Formó una tortilla y se la dio al general, que se maravilló y compartió la receta con sus tropas, expandiendo la receta por el mundo.

Variantes y características

No tiene muchos cambios oficiales, y los que existen no son muy grandes. Dividiéndose entre quienes les gusta degustarlo con cebolla y a quienes no.

Sea cual sea el estilo de tortilla con patatas que se prepare, no queda ninguna duda de que es un plato característico que te deja con ganas de seguir probándolo una y otra vez.