Hay algunos platos especiales en ciertas partes de España cuya descripción puede reflejar exotismo pero también  rechazo o aversión. En lo gastronómico la mente juega un papel fundamental, ya que suele ser subjetivo separar lo agradable de lo ordinario, cada paladar es distinto, no a todos nos suelen gustar las mismas cosas. 

En materia gastronómica  Española, citamos algunos platos exóticos que definitivamente querrás conocer.

Tal es el caso de rabo de toro cordobés. Es un plato que se considera tradicional y se elabora a originalmente con el rabo de toros caídos durante las corridas, muchos propios lugareños o foráneos  no se atreven a probarlo después de presenciar el acto por escrúpulo o idea, pero otros si se interesan  por degustar este exquisito plato que resulta de un guiso muy peculiar que tarda horas en elaborarse para obtener la consistencia deseada. También otro platillo que surge de las partes de este animal y se considera tradicional y a la vez exótico es las bolas de toro o criadillas el cual se elabora en asados o parrillas y su sabor es bastante agradable al paladar.

Crestas de gallo, ese exceso de piel sobresaliente de color rojo y flexible que llevan los gallos sobre cabeza es un majar para los españoles. Es un plato típico de Castilla y León y se elabora con un guiso de tomates y otros elementos y aderezos que lo hacen apetecible.

Lamprea a la bordelesa: La lamprea es un  pez primitivo sin escamas de cuerpo cilíndrico que no posee mandíbula,  parecidos a la anguila, aunque muy distintos por dentro,  de consistencia gelatinosa y aspecto resbaladizo al tacto. Se utiliza en cocina como plato típico de la cocina de Galicia, es cocinada con su propia sangre, también se realiza una conserva limpiándola, colocando aceite de oliva, salándola y luego ahumándola, se mantiene colgada en un sitio seco y no expuesto al sol durante un tiempo prudencial hasta que se vaya a  consumir.

Medusa rebozada: Otro plato considerado exótico es la medusa su sabor es muy parecido a un alga fuerte y la textura es muy gelatinosa, puede recordar mucho al seso de cordero. Una de las tantas formas que se sirven en el país europeo es que se elaboran tiras y se pasan por una buena tempura el cual finalmente se fríe en aceite caliente para luego aderezarse con una salsa avinagrada que lleva mostaza miel y soya, cabe destacar que este plato ha sido recomendado por la FAO y es bastante económico, ya muchos restaurantes de España lo están incluyendo en sus menús.