¿Dónde se originó esta delicia?

Lastimosamente, no existe una confirmación sobre el origen de este platillo, aunque muchos expertos en el tema opinan que es procedente de la olla manchega, la cual era cocinaba con habas.

Lo que sí se sabe, es que se remonta en el siglo XVII, en el cual se cocinaba mucho debido a la diversidad de ingredientes y el impacto de sabor que esta producía; muy innovadora para la época. Se puede decir que la primera receta de este cocido data en el año 1607 en el cual aparece descrito en un libro de cocina.

La base de este platillo era un cocido con garbanzos. Hablamos ya del siglo XVIII, durante el cual carecía de ingredientes a comparación con lo que es hoy en día; poco a poco fue evolucionando, pasando de ser una receta humilde a ser preparada por personas de la clase alta.

A finales del siglo XIX el cocido madrileño se preparaba en hoteles de lujo y en restaurantes muy finos, con ingredientes cada vez de más calidad y sabor, siendo agregado a la receta el tocino de cerdo y carne de vaca.

Finalmente, en el siglo XX ya este platillo era todo un éxito y su precio aumentaba cada vez más debido a los ingredientes tan frescos y de gran sabor que adornaban y daban forma al plato, es así que llegó hasta lo que es hoy en día, uno de los platos más cocinados en toda España.

Características del cocido madrileño

Este platillo tan representativo lleva como principal ingrediente el garbanzo, acompañado de carne de cerdo, tocino de cerdo, carne de gallina y patatas. También es común agregarle chorizo y fideos; los cuales componen el excéntrico plato que es muy consumido en épocas de invierno, para calentar un poco el cuerpo.