Pero la contribución de España a la gastronomía es mucho más importante de lo que podamos creer. Por estas tierras han pasado muchos pueblos y culturas que han enriquecido las mesas.

España fue de las primeras en recibir de oriente las especias y cultivos que eran desconocidos hasta entonces en Occidente. El descubrimiento del nuevo continente, ha sido una de las mayores aportaciones de los españoles en el intercambio de productos. Se puede decir que a partir de ahí se universalizó la gastronomía. Sólo ese flujo de nuevos alimentos merece ser considerado como una aportación jamás prestada a la humanidad desde el descubrimiento de la agricultura en el paleolítico. Pero eso no es todo, España ha sido un país abierto y al mismo tiempo generoso en este aspecto, ha entregado tanto como ha recibido y esa es una de las virtudes de la gastronomía española. Ya en tiempos de los Austrias, la olla poderida o poderosa, paso a Francia con el nombre de olla podrida, volvió a España con esa acepción, pero los cocidos, ollas, potes, pucheros y escudillas han cubierto toda la geografía del mundo, con sus diferentes variantes. Por otra parte, la gran diversidad de regiones y pueblos, con sus costumbres, su clima y sus recursos naturales, han hecho que la gastronomía tenga una gran importancia.

Hoy día España se ha convertido en un lugar turístico preferente y ha sabido dar lo mejor de si mismo. Es una de las grandes razones para  visitar estas tierras y deleitarse con sus deliciosos platillos.

La dieta mediterránea, actualmente considerada por los dietistas como la más completa y más sana de la alimentación, es en España donde más y mejor se cumple. Este país ocupa el tercer lugar en el mundo en consumo de pescado, de legumbres y de verduras.

Pero no para aquí su prestigio, actualmente los grandes chefs españoles ocupan un lugar privilegiado en la cocina mundial. En pocos años, tras la salida de la nueva cocina vasca, la catalana y, en general, la española, se ha puesto en primer lugar del mundo a esta gastronomía, que mezcla lo clásico con lo novedoso y creativo. Ha sido una explosión debida en parte a la afluencia turística y no una casualidad. No hay que nombrar sólo a los más famosos chefs de cocina creativa, sino a una legión de muy buenos cocineros que han logrado poner en primer plano esta gastronomía de fusión y de creación.

Sólo en España hay más bares y restaurantes que en toda Europa juntas, de lo que sólo cabe esperar y conocer la mejor cocina del mundo, y aún queda mucho por presentarle al mundo, es por ello que es una de las rutas turísticas predilectas por viajeros a nivel mundial.